Quiero lo mejor para mi hija

Como madre, yo quiero lo mejor para mi hija. En eso estamos de acuerdo todas las madres y padres tricantinos. Pero, ¿qué es lo “mejor”? Pues aquí ya entramos en valoraciones personales en las que no soy quién para meterme, como para decirle a nadie a qué colegio tiene que llevar a sus hijos.

Hace unos meses, en mi familia pasamos por el proceso de elegir cole. Una experiencia bastante estresante para las familias que no disponemos de mucho tiempo para visitar los coles, estudiar los programas educativos, analizar las posibilidades por el número de plazas, etc. Durante este proceso lo que más nos preocupaba no era si optar por un colegio público, privado o concertado, sino qué herramientas le vamos a dar con esa educación para ser una ciudadana con futuro.

El 15,3% de los jóvenes españoles de entre 15 y 29 años ni estudia ni trabaja. España es el segundo país de la UE con la tasa de desempleo juvenil más alta, sólo por detrás de Grecia. No existe ningún informe municipal sobre estos dos puntos. Mientras, el debate sobre educación tanto a nivel nacional como municipal sigue anclado en la disputa entre lo público y lo privado. Dejemos de perder el tiempo, mi hija se merece un futuro mejor.

El mismo año en el que nació ella, en 2015, la UNESCO publicaba su informe Repensando la educación en el que se plantean cuestiones cruciales que son las que nos preocupan. ¿Qué educación necesitan nuestros hijos para el siglo XXI? En la era digital, ¿sigue teniendo sentido el modelo de educación de masas del siglo pasado? El mundo ha cambiado, ¿no es hora de que la educación cambie también?

Otros retos son redefinir la figura del docente o reducir el desfase cada vez mayor entre la educación y el empleo. Pero la asignatura pendiente es lograr una educación inclusiva: ¿los alumnos con capacidades diferentes están bien atendidos?, ¿la igualdad de género está presente en la educación básica? O ¿por qué la violencia en las aulas cobra protagonismo?

Resucitar el ataque contra la concertada no es más que una estrategia, una cortina de humo para mantener el debate en los viejos argumentos  y perder el tiempo para no abordar cuestiones mucho más complejas. Por ejemplo, Tres Cantos presume de calidad educativa pero no existe ningún informe que aporte cifras sobre esta afirmación. El debate se reduce en por qué Humanitas o Mercedarias tienen más líneas; pero no se publicitan las Jornadas de Innovación Educativa celebradas en nuestro municipio.

¿Cómo puede ayudar el Ayuntamiento de Tres Cantos en estas cuestiones? Desde Ciudadanos Tres Cantos proponemos que se inste al Gobierno a garantizar la libertad de elección de los centros educativos sostenidos con fondos públicos. Que nos dejen decidir qué es lo mejor para nuestros hijos. 

Una vez zanjado este punto, en Cs vamos a seguir trabajando en la misma línea en que lo venimos haciendo, como exigir a la Comunidad la gratuidad de los libros de texto y educación pública de 0 a 3 años, con el objetivo de ampliar el concierto, además promover que todos los colegios cuenten con un servicio de enfermería,  fomentar proyectos de innovación educativa, ofrecer un cheque-servicio para que los menores con necesidades especiales puedan acudir a los campamentos de verano o presentar un plan con medidas concretas para mejorar la detección y la atención de los menores con dislexia, entre otras propuestas que hemos llevado al pleno.
 
Pepa González

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual