El corazón partido

Tres Cantos, 7 de marzo  de 2019.-  Han pasado muchos años desde que en Tres Cantos se sortearon las 1000 viviendas de alquiler con opción a compra para jóvenes tricantinos, fue en marzo de 2007, un par de meses antes de las elecciones municipales.
Desde entonces se han ido acumulando y cambiando muchos sentimientos, de ilusión, de espera, de duda, de decepción, de indignación, de nuevas esperanzas, de frustración, de ira, de desconsuelo…
 
Ha sido ejemplar la defensa y la lucha que han protagonizado los vecinos de las 1000 viviendas. No se han dejado intimidar y se han enfrentado a gigantes, han sido un ejemplo no solo para nuestra ciudad, sino fuera de ella, por la defensa de los derechos, por la dignidad y en contra del engaño y que en gran medida ha llegado a la perversión. La perversión del beneficio económico frente a la vida de personas comunes que lo único que defienden es lo que hace doce años se les comprometió.
 
Los vecinos de las 1000 viviendas, sus familias, su entorno y todos los tricantinos vivimos esta situación como una herida abierta. Muchos jóvenes, muchas familias de nuestra ciudad se han tenido que ir de aquí, se han tenido que alejar de sus raíces, de su entorno, de sus familias, porque no eran negocio.
 
Otros jóvenes y familias han conseguido, contra viento y marea, poder seguir en sus casas. Unos optando por el alquiler aunque con un incremento en el precio. Otros optando por la compra y sufriendo un nuevo calvario hasta conseguirlo.
 
Pero todavía su lucha no ha acabado, ahora lo hacen por vivir en sus casas en condiciones dignas y seguras, para no sufrir problemas de seguridad, para no convivir con grietas en las paredes y en las fachadas, para no sufrir pérdidas de energía, y otras situaciones que ocurren en las viviendas a los pocos años de su construcción. 
 
Está pendiente que en el mes de mayo finalice el proceso donde los últimos vecinos de las 1000 viviendas decidan, algunos de ellos no lo podrán hacer porque les resultará imposible hacerlo, si compran o alquilan. Pero aunque el proceso quede finalizado, lo que nunca prescribirá es el engaño.
 
Tengo el corazón partido, alegre porque algunos vecinos se quedarán en sus casas y en su ciudad, pero muy triste porque otros que no lo han conseguido.
 
Verónica Gómez Gallego                                                           
Concejal del Grupo Municipal Socialista de Tres Cantos

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual