Celebraciones Navideñas

No entiendo cuál es el problema para entender que mientras algunos nos dedicamos al ocio o al negocio en estas Fiestas hay otras personas que simplemente quieren dedicar este tiempo a descansar, desconectar, disfrutar de la familia, hacer deporte o incluso no hacer nada, para que decidamos que nuestra opción debe estar por encima, a toda costa, de todas las demás.
Tener que despertarse con gritos, música o alaridos a horas intempestivas y sumarle en los paseos matutinos vasos rotos, mobiliario urbano destrozado y todo tipo de residuos biológicos, no es el ideal de unas Fiestas para nadie. No entiendo cuál es el problema para no pensar en las personas que nos rodean, aquellos que pueden ser incluso familiares enfermos o recuperándose y decidir que, no solo nuestro disfrute sino sus inexplicables consecuencias, las tenemos que sufrir todos.
 
Esta cuestión no tiene nada de moralina y sí mucho de civismo. Después, no entendemos que se supriman determinadas fiestas y eventos que dejan la ciudad como si hubiese pasado Atila. No entro tampoco aquí en quién hace negocio realmente pero sí cuestiono y mucho la ejecución de la diversión. Si no sabemos comportarnos de manera cívica o no controlamos lo que hacemos, que no nos extrañen luego sanciones de todo tipo y eliminación de mucha de esta actividad.
 
Nosotros, en Ciudadanos creemos que tener una ciudad, con un término dividido en dos por la M607 plantea una opción fantástica para que el ruido quede ubicado en la zona que no es residencial, mejorando la comunicación entre ellas. El ocio es una cuestión importante para que sea un uso que tengamos, pero es necesario para que sea compatible que esté lejos de las viviendas y prevalezca el descanso y disfrute de una ciudad limpia y tranquila.
 
Para nosotros el civismo es prioritario y para ello nos escatimaremos en hacer propuestas que nos conviertan en un ejemplo de ciudad en ello, sin renunciar a que otros placeres más terrenales tengan también cabida pero lejos.

Aruca Gómez
Portavoz de CS Tres Cantos

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual