EMPRESAS MUNICIPALES Y SERVICIOS AL CIUDADANO

Las empresas municipales prosperaron hace años como una forma de prestar servicios al ciudadano escapando del derecho administrativo y las rigideces del mismo. Fundamentalmente en materia de compra de bienes y contratación de personal, se mostró como un instrumento ágil que utilizaba mecanismos de mercado y que permitía a los gestores locales contar con soluciones a los problemas de gestión pública que se planteaban en el ámbito funcionarial.

Las modificaciones legales, la negociación colectiva y las mayores exigencias de garantías en las empresas públicas, así como el clientelismo político, ha convertido estas organizaciones en elementos “sospechosos” de no trabajar al servicio de los ciudadanos sino al servicio de políticos, a veces del gobierno y otras de la oposición, y de sindicatos.

Para evitar que las empresas municipales se conviertan en organizaciones al servicio de intereses particulares y para conseguir realmente que respondan al servicio público municipal y los intereses de los vecinos, tenemos que trabajar en varias líneas:

1) Transparencia en la gestión: los procedimientos, las decisiones, las negociaciones, las compras, las contrataciones, … en definitiva todas las acciones que se lleven a cabo deben ser públicas, de tal manera que cualquier ciudadano las pueda conocer.
2) Profesionalización de la gestión: se deben establecer procedimientos de trabajo claros, iguales para todos, con seguimiento del trabajo y evaluar los servicios que se prestan incluyendo encuestas de satisfacción de los usuarios.
3) Negociación colectiva y derechos de los trabajadores, las condiciones laborales y salariales deben negociarse con los trabajadores y sus representantes sobre la base de lo que supone la Empresa Municipal para la prestación de servicios públicos.
4) Carrera profesional de los trabajadores: evitar la precarización laboral, establecer una carrera profesional transparente que incentive la dedicación, el trato no discriminatorio en las promociones, que premie la dedicación y el esfuerzo y que no suponga un reparto clientelar de los puestos de mandos intermedios de la organización.
5) Medios y condiciones de trabajo: los medios y las condiciones de trabajo deben ser los adecuados, estar adaptados a la legislación de prevención de riesgos y cumplir los estándares que están establecidos para cada uno de los sectores de actividad que desarrollen los trabajadores de las empresas municipales.
6) Realizar las tareas asignadas por los órganos de gobierno municipales, y que tengan un presupuesto aceptado que cubra todos los costes del servicio. Las empresas municipales deben evitar realizar trabajos que en realidad son “favores” que no están presupuestados, que no van a ser pagados y que salen de la cuenta de resultados de la empresa en forma de dádiva al gobierno de turno.
7) Asumir nuevos servicios, las empresas municipales deben crecer asumiendo aquellos servicios públicos que le encargue el gobierno municipal, después de contrastar que el servicio se prestaría con calidad, eficacia y eficiencia.

Sobre estas bases Ciudadanos planteará un debate sobre las empresas municipales de Tres Cantos, para definir el futuro de la prestación de servicios públicos a los ciudadanos a través de empresas municipales y la participación de los usuarios en la evaluación de los mismos, valorando el coste y estableciendo una comparación con otras administraciones públicas y empresas de otros municipios.

Juan Andres

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual