Opinión

El inicio de este año 2014 se debate entre "el resacón navideño" y la "cuesta de enero" propia de estas fechas postnavideñas. Si los ciudadanos ya tenemos bastante con tener la tarjeta bancaria tiritando después de los gastos de la Navidad, la apertura del periódico hace que el corazón se te desboque, y uno vaya de sobresalto en sobresalto.

Utilizamos el término egosintónico o egodistónico para describir de qué forma cada persona percibe que está en sintonía o no con sus sentimientos, sus comportamientos, éxitos o fracasos.

El locus de control es un indicador de la interiorización del trabajo realizado en terapia. En psicología clínica trabajamos en función de los objetivos que nos plantean nuestros pacientes. Es importante que se identifiquen desde el inicio las metas y expectativas para que según se avance en la psicoterapia puedan percibirse los cambios y mejorías.

Las relaciones de pareja son muy diferentes al inicio que pasados unos años. Las relaciones comienzan normalmente con intensidad: deseo sexual, necesidad de saber más del otro, deseo de hacer renuncias para que se sienta bien, necesidad de sentirse valioso y guapo para la pareja.

Los padres deseamos que nuestros hijos no tengan problemas e intentamos asegurarnos de que son normales y sanos. Buscamos referencias que nos ayuden a determinar si hay algún peligro.

Nos acercamos a las vacaciones de verano. Tanto para los que tenemos la suerte de trabajar como para los que no, se inician fechas en las que se cambian los hábitos de vida del resto del año. Durante los próximos meses los días festivos nos ayudarán a descansar y desconectar de los problemas cotidianos… o no. Obligarse a disfrutar de las vacaciones obligándose a no pensar en los problemas con los jefes, en los conflictos con compañeros, en la posibilidad de cierre de la empresa, en el estar en paro, en los problemas económicos… puede acabar convirtiéndose en una fuente de angustia mayor.

En general cuando un padre habla de castigos, se refiere a algo que ha quitado al hijo: prohibirle salir por la tarde con los amigos, no poder jugar unos dias con la videoconsola... O también algo que le ha impuesto y que aunque el hijo no quería finalmente lo ha tenido que hacer: recoger la habitación, más horas de estudio...

Negociar con uno mismo

Cuando algo nos produce malestar y debemos encontrar y poner en práctica soluciones, no siempre nos apetece dar los pasos necesarios para llevarlas a término.

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual