No hay voluntad de consenso

Desde que el Equipo de Gobierno ha descubierto que cuenta con mayoría absoluta (9 del PP más 2 de C’s suman 11 de los 21 concejales del municipio), ha decidido acabar con las apariencias y las formas.


Ya era más que dudosa una voluntad “de fondo” que convirtiese este Ayuntamiento en un ejemplo de consenso y democracia participativa. Demasiadas veces nos recordaban que era a ellos a los que les correspondía gobernar. Confundiendo los términos. Ignorando que un gobierno municipal gestiona las decisiones democráticamente adoptadas por la Corporación. Gusten o no los acuerdos obtenidos, la obligación del gobierno es poner las disposiciones necesarias en marcha. Sin saltarse los cauces y sin torpedear lo que no es de su agrado.


Lo hemos intentado. Hemos hecho trabajos de gobernanza. Incluso hemos presentado normativas completas que han utilizado sin reconocimiento o han desechado sin motivación.
En el ecuador del mandato, las caretas se han caído. Las Comisiones informativas es el órgano -en el que todos los grupos estamos representados- donde se dictaminan los asuntos que van a ser sometidos al Pleno o a la Junta de Gobierno. Son órganos consultivos, pero al PP no le gusta consultar, no quiere que le lleven la contraria. Por su parte, C’s que venía a hacer política nueva -con políticos viejos, eso sí- colabora con el obstruccionismo.
A principio de mes, en la Comisión Informativa de Personas presentamos una propuesta de Reglamento de Presupuestos Participativos. Por dos veces se ha aprobado en el Pleno la obligación de hacer tal Reglamento. Ni lo apoyaron, ni lo discutieron, ni presentaron alternativa. No quieren que haya participación real de los vecinos. Sólo mantener las apariencias.
Los concejales populares llegan a las comisiones sin haber leído -no decimos ya estudiado- las propuestas y la documentación. Algunos, incluso, presumen de ello.
En la Comisión de Ciudad -hoy 14 de marzo- las propuestas de los socialistas y las nuestras han sido obviadas o ninguneadas. Tras el estudio de la Defensora del Pueblo sobre el peligro del glifosato para la salud de las personas, pretendíamos profundizar en su abandono para el control urbano de las malas hierbas en Tres Cantos. No ha sido posible siquiera discutirlo.
Si no hay consenso, habrá confrontación de modelos.

GANEMOS TRES CANTOS

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual