TRES CANTOS C.D.F. “A”1–1FÚTBOL ALCOBENDAS SPORT

REPARTO DE PUNTOS EN EL ÚLTIMO MINUTO


TRES CANTOS C.D.F. “A”:Javi Bengoechea; Kiko, Rubén Muñoz,Gerard, Suáñez;Pablo Abril, Emilio (R. González ´76);Jesús,Palencia, Miguel Pardo (Edgar Torbellino ´83); Lalo (Koné ´65).
FÚTBOL ALCOBENDAS SPORT:Yelco; Raúl, Molina, Jorge González (Jorge Rojas ´83), Koke; Félix Ledesma, Rubén Blanco, Miguel, Gonzalo (Saam ´67); Alburquerque, Roberto.
GOLES:1 – 0Miguel Pardo(´3); 1 – 1 Alburquerque (90+´).
ÁRBITROS:Álvaro García Padilla, Miguel A. Montero Hernández y Agustín López Cuevas.
Lamentable error del colegiado Sr. García Padilla al conceder un gol precedido de una clara falta dentro del área pequeña sobre Bengoechea, como se puede ver en el vídeo del encuentro, en el minuto 93 de partido lo que hizo que los puntos se repartieran cuando los locales ya festejaban la victoria.
Comencemos éste comentario diciendo que el reparto de puntos, en el global del encuentro, fue justo pero no la forma irregular de conseguirlo ya que los locales cedieron el mando del encuentro a un gran equipo que tuvo más tiempo el esférico y que lo movió con soltura y calidad en los tres primeros cuartos del terreno de juego pero que cuando llegaban al medio campo del TRES CANTOS éste maniataba todos los intentos de acercarse a la portería defendida por Javi Bengoechea merced a un trabajo encomiable de sus centrocampistas ayudados por el incansable trabajo tanto de Jesús como del joven Miguel Pardo que pelearon hasta la extenuación ya que cuando recuperaban el balón lanzaban unos contraataques que tampoco obtenían la recompensa del gol pero que creaban la zozobra en la defensa visitante.
En esa recuperación trabajaban a destajo tanto Emilio como Pablo Abril con la ayuda de Palencia que, visto como se desarrollaba el encuentro se puso el mono de trabajo y bajaba hasta su propia línea media para recuperar algunos balones que luego intentaba filtrar tanto a sus extremos como a un peleador en solitario como fue Lalo que lo intentaba pero estaba muy bien amarrado por Molina y Jorge González.
Sin embargo, cuando aún no había comenzado prácticamente el encuentro, en el minuto tres, la presión de Miguel Pardo a la salida del esférico del área visitante hizo que Yelco, que por lo demás estuvo impecable durante todo el encuentro, cometiera un error y le intentara dar el balón a uno de sus centrales pero el pase fue interceptado por el joven jugador local y con tranquilidad lo colocó dentro de la portería poniendo en ventaja a los tricantinos.
A partir de aquí los locales, como hemos dicho anteriormente, cedieron el control al ALCOBENDAS SPORT que por medio de su centro del campo compuesto por Rubén Blanco, Miguel, Ledesma y Gonzalo comenzaron a mover el esférico con rapidez y calidad teniendo su posesión durante la mayor parte del encuentro, pero sin poder proveer a Roberto ni a Alburqerque de balones claros que pusieran en peligro la meta local, solamente algunos balones aéreos que los defensores tricantinos despejaban sin mayores apuros y, cuando no, intervenía Bengoechea con seguridad.
La segunda parte cambió ligeramente el guión y los visitantes apretaron en firme intentando la igualada que, unas veces por su propia precipitación y un par de ellas en última instancia por la intervención del guardameta local no llegaban a buen puerto, de hecho en los últimos diez minutos los tricantinos pudieron amarrar el resultado cuando, con los jugadores del ALCOBENDAS volcados en ataque, podemos contar hasta con cinco oportunidades clarísimas en los pies de Rubén González, Koné, Palencia, Jesús y hasta Edgar Torbellino que había salido en el minuto 83 sustituyendo a Pardo, pero unas veces los tiros ligeramente desviados y otras, al menos dos, por grandes intervenciones de Yelco impidieron que los locales liquidaran el encuentro.
Así se llegó al último minuto de los tres de prolongación que había dado en colegiado cuando una internada por banda derecha del ataque visitante llevado a cabo por Saam finaliza con un centro que cómodamente Bengoechea bloca dentro del área pequeña pero es empujado por detrás por Roberto, lo que le hace perder el equilibrio, y el balón sale despedido hacia el centro del área dónde Alburqueque mete el pie y lo aloja en las mallas consiguiendo el empate.
Como decimos tremendo error del colegiado que tenía una visión perfecta de la jugada y ve cómo el meta local es empujado por la espalda dentro del área pequeña sin que le pite la falta, meta que había sido amonestado con tarjeta amarilla en el minuto 63 de encuentro a petición del clamor popular del banquillo visitante por supuesta pérdida de tiempo y, para colmo de despropósitos, tarjeta que el colegiado no reflejó en el acta, no tenemos claro si por arrepentimiento espontáneo por su equivocación, cosa poco probable o, lo que es mucho más grave, por negligencia manifiesta, y esto no es una opinión sino un hecho comprobable que tal vez sus superiores tendrían que analizar.

PRIMA,

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual